Inicio Información Le mur mobile

video
frenit

El muro móvil

DE LA MAS GRANDE HASTA LA MAS PEQUEÑA, LAS SUPERFICIES SE DEMULTIPLICAN

Hacerse mover los muros es abrir su establecimiento a todas las oportunidades de un espacio modulable. Con un número de intervenciones mínimo y casi ningún mantenimiento, todo se vuelve posible: recibir invitados cuando quiera y en solo algunos minutos 30 o 300 personas, organizar en el mismo tiempo y en la medida que haga falta reuniones, salones y recepciones; responder a las demandas más diversas y multiplicar sus posibilidades de alquiler de salas...
Un potencial real basado en una fiabilidad técnica, rendimientos acústicos y calidades estéticas reconocidas.

NUEVAS O VIEJAS, TODAS LAS GENERACIONES DE EDIFICIOS COHABITAN.

Liberar los muros, es permitir al diseñador dejar volar su imaginación. Con tecnologías capaces de traducir las ideas más personales, todo es posible: integrar en lugar de separar y adaptar en lugar de romper, reconciliar los estilos y jugar con los entornos...
Porque el muro no es un obstáculo pero una invitación a expresarse, renovación retoma su verdadero sentido: la creatividad como punto de salida de la racionalidad y de la rentabilidad.

DE UN USO AL OTRO, LA POLIVALENCIA CAMBIA DE CARA.

Animar los muros, es dar a los edificios públicos un gran sentido del servicio.
Gracias a una instalación sencilla y fiable, resistente y duradera, las actividades más variadas y las colectividades más diversas están bienvenidas: las recepciones familiares sucedan a entrenamientos deportivos, las reuniones comunales ocurren después de fiestas locales, los espectáculos toman el relevo de exposiciones...
Todo puede ser previsto para todos los grupos e de manera inmediata. El uso de grandes volúmenes está más flexible y por fin, servicio máximo rima con rentabilidad máxima.